Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario de un seductor

En este libro, Kierkegaard analiza el arte de atraer al otro con la minucia del delincuente dispuesto a cometer el crimen perfecto, disfrutando los imperativos del momento, sin precipitarse, hasta lograr su fin hedonista. Transmite una sensación tal de eficiencia que coloca al protagonista dentro de la categoría mítica.

$ 11.200,00

Para este filósofo y teólogo danés, la vida del hombre tiene tres momentos: el momento estético, el ético y el religioso. En Diario de un seductor analiza el arte de atraer al otro con la minucia del delincuente dispuesto a cometer el crimen perfecto, disfrutando los imperativos del momento, sin precipitarse, hasta lograr su fin hedonista. Transmite una sensación tal de eficiencia que coloca al protagonista dentro de la categoría mítica. No existen errores en él, ni se siente otra cosa más que un objeto del destino. Es la descripción perfecta del estadio estético, tal como lo menciona con harta frecuencia en este texto. Para Kierkegaard, otro estadio, el ético, implica un profundo sentido del deber.
Scroll al inicio